Saltar al contenido
Cuadros Abstractos

El Mejor Análisis del Cuadro “El Grito” de Edvard Munch de 2019

el grito de munch

Bienvenidos damas y caballeros. Todos hemos visto la imagen de “El Grito” miles de veces. Dicen que junto con la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, son las dos obras de arte mas reproducidas de toda la historia, empezando por su propio autor Edvard Munch, que comenzó a darle forma a una idea que tuvo 1892 y que finalmente pintó 105 versiones, entre grabados, litografías, dibujos, óleos y pasteles.

Puedes comprar cuadros abstractos famosos a precios únicos en nuestra galería.

edvard munch

Al igual que la Gioconda, sorprenden en vivo y en directo por su pequeño tamaño, pero es que su fuerza y poder radica en su expresividad y en su gran misterio. Identificada como icono del miedo el director de cine de terror Wes Craven, creador de sagas como Pesadilla en Elm Street, utilizo la figura de Eduard Munch para inspirarse en su máscara de Ghostface.

Separar la obra de  Edvard Munch de su obra pictórica, es un poco difícil porque tenía dinero y pintaba lo que quería, y sus obras están basadas todas en sus sentimientos y emociones vividos. Vivió atormentado por la figuras de severa y religiosa de su padre, y además en su adolescencia, vio morir de tuberculosis a su hermano, a su hermana y a su madre.

Significado del cuadro El Grito de Munch

Toda su obra se centra en diseccionar los sentimientos más trágicos del ser humano, colocándolos como temas centrales. Por este motivo es considerado precursor del expresionismo. El Grito fue una obra pintada en 1893 y es la representación real de un hecho que Munch vivió un año antes y dejó reflejado en su diario:

“Iba por la calle con dos amigos cuando el sol se puso, de repente el cielo se torno rojo sangre. Me pare y me apoye en la barandilla. Mis amigos siguieron andando y yo paralizado y temblando de miedo, sentí un potente grito interminable que desgarraba la Naturaleza”

Todas las obras de Munch contienen los mismos elementos, la barandilla, el Fiordo, la Iglesia y las nubes llameantes, y al repetir todos estos una y otra vez, lo que nos quiere decir es:  “esto es lo que yo sentí, en este lugar y en este momento”.  Y lugar es real, es un famoso mirador a las afueras de Oslo, en un barrio llamado Cristiania, dónde al fondo se puede reconocer el fiordo y la iglesia de la ciudad. La barandilla pertenece a un camino que bordea un acantilado donde la gente se suicidaba a menudo, como hizo unos años antes un amigo de Eduard.

Cerca del hospital de Oslo, utilizado por aquel entonces como manicomio para mujeres, donde Eduard tenía encerrada a la única hermana que le quedaba por un trastorno bipolar. Se decía que los gritos de las mujeres locas podían oírse a kilómetros, y justo debajo había también un matadero.

Tampoco podemos olvidar que Eduard sufrió una terrible angustia que ahogaba en alcohol. Estaba terriblemente enamorado de Millie, una mujer casada, y él formaba parte de un trío en el que él, era el otro.  Gracias a esta obra y a su diario podemos interpretar que Eduard se vió  sobrepasado por todo el dolor de su corazón,  en ese momento y en ese lugar, y transformó una bonita puesta de sol de los fiordos noruegos en una imagen de pesadilla y terror.

Puede dar la sensación que este cuadro está pintado en un momento de locura y apresuradamente, pero realmente es una idea que estuvo dándole vueltas en la cabeza durante más de 3 años. Munch había tardado muchísimo en encontrar su propio estilo pictórico. En un primer momento estuvo influenciado por por Google o Vincent Van Gogh. En esta obra se puede ver también la influencia de una momia peruana que vio en exposición en París.

Cómo es el cuadro El Grito de Munch técnicamente

cuadro el grio de munch

Técnicamente el grito no es una obra muy imponente, está pintada sobre un cartón de 1 metro de alto por 75 cm de ancho, y por la parte de atrás podemos ver un primer intento y un arrepentimiento. Incluso en la obra final podemos ver los arrepentimientos que Munch tuvo.

En la parte derecha podemos ver un corte a cuchillo pintado posteriormente con pintura verde y marrón. La parte derecha de abajo está manchada con salpicaduras de cera de vela y en las nubes se puede ver un graffiti pintado a lápiz que no sabemos si lo pintó él o cualquier otra persona que pone: “esta obra solo pudo haberla pintado un loco”.

Munch nunca imagino que una sola obra concentrarse tantas expresividad y fama. Él consideraba que sus obras se completaban unas con otras y juntas las llamaba “El friso de la vida”. Las pintaba para poderlas exponer todas juntas. De hecho el grito se presentó por primera vez en la ciudad de Berlín y formado parte de un friso de 6 obras dedicadas al amor, en la que él era el último.

Los seis cuadros contaban su trágica historia de amor con Millie, comenzando con el encuentro, el clímax y después el desamor total. Dónde en El Grito se puede ver a un hombre aterrorizado, usado emocional y sexualmente.

El primer nombre del grito fue La Desesperación, pero al ver que la gente reaccionaba muchísimo más a la propia acción y a la emoción del cuadro, decidió cambiarle el nombre por El Grito.

Contexto histórico del cuadro de Edvard Munch

La primera vez que el público vió esta obra alucinó. Se esperaban una obra pulida, esmaltada y acabada, al gusto victoriano de la época y en realidad se encontraban una especie de escupitajo de pintura en la que todo se arremolinaba. Colores chillones y acabados de manera urgente, los críticos la consideraron fea, loca, e incluso hubo alguno que dijo a las embarazadas que no debían verlo por temor al aborto.

Todo el mundo en esa época estaba acostumbrado a ver a caballeros franceses pintando tranquilamente, cuadros bonitos y luminosos. Era la época del impresionismo. Pero sin embargo, se encontraron a este bárbaro noruego que escupía pintura y que decía que realmente lo importante no era la forma sino el contenido de la obra. La obra de era demasiado para la gente normal del mundo académico.

La obra de Munch era demasiado para el mundo académico, pero entonces ocurrió algo mágico. Fue la gente normal fuera del mundo académico la que demostró tener una mente más abierta, y comprendió, y pudo ver en la obra de Munch, una imagen universal que englobaba muchísimos sentimientos terroríficos de todos.

En un principio Eduard Munch no quería vender ninguna de sus obras ,puesto que formaban parte de su propia vida. Pero le empezaron a ofrecer cantidades ingentes de dinero y en 1895 se vio obligado a hacer la primera litografía, multiplicando así esta obra, que llego desde París hasta el Japón. Con las dos guerras mundiales y el nazismo Munch se tuvo que exiliar. A los nazis no le gustaba nada su obra decían que era obscena y ridícula. Alemania, el país que había cogido y adoptado a este noruego de repente lo repudiaba y él tuvo que recluirse a su país de origen.

Todo su obra entonces fue marginada. Pero como el grito era una imagen adelantada a su tiempo tuvieron que pasar 60 años para que llegase su momento. Reapareció en los años 50, con un significado nuevo, para una sociedad nueva, que le había descontextualizado de su primera serie amorosa.  Ahora estaba dando imagen a esa sociedad frenética, caótica y consumista.

El Grito resumía a la perfección la depravación del siglo XX.

Dónde ver El Grito de Munch en la actualidad

En los años 80 el famosísimo artista Andy Warhol y su fábrica plateada, lo reprodujeron en masa transformando en un poster. Ahora si que si, El Grio era conocido por todos. En los años 90 selecciones múltiples parodias que Munch jamás podría haber imaginado. El Grito se transforma en una ironía para un público buscador de placeres inmediatos.

En 1994 era la obra central de la Galería Nacional de Oslo y fue robada por una panda de ladrones mediocres, que salieron a lo “Charlie Chaplin”, por con una escalera y por una ventana, y dejaron en su lugar a una nota que decía “gracias por la pésima seguridad”. La galería contribuyendo incluso a todo este mundo irónico que rodeaba a la obra, colocó otro cartel en su lugar que ponía “robado”.

Los ladrones amenazaron con comerse la obra y devolver los restos a la galería si no les pagaban el millón de libras que pedían. Así que Scotland Yard decidió intervenir para recuperarla, y la consiguió en un par de meses y la devolvió a su casa la Galería Nacional de Oslo.

Hoy en día es la obra más visitada de toda Noruega.

Puedes comprar El Grito de Much aquí

Summary
El Mejor Análisis del Cuadro El Grito de Edvard Munch de 2019
Article Name
El Mejor Análisis del Cuadro El Grito de Edvard Munch de 2019
Description
El Mejor Análisis del Cuadro El Grito de Edvard Munch de 2019